La alimentación es la base más importante junto con el deporte para mantenernos saludables. Además, es una pieza clave para que nuestra piel se mantenga joven, nutrida y luminosa.

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y un reflejo de cómo nos encontramos interiormente, ayudando a la limpieza del organismo. Para conseguir una piel sana es imprescindible evitar tóxicos, rutinas alimenticias poco saludables o sobre cargadas de grasas. Es necesario incluir aquellos alimentos que nos ayuden a adquirir vitaminas y que renueven nuestras células.

Un punto clave a tener en cuenta es la hidratación. El agua es fundamental para la salud de la piel. Además, debes saber que las mayores cantidades de nutrientes beneficiosos y necesarios para conseguir una piel sana, se encuentran en las verduras, concretamente en las de hojas verdes.

A continuación te mostramos algunos de los alimentos más recomendables para incluir en tu dieta.

 

Cítricos y Pimientos rojos

Alimentos muy ricos en vitamina C, un potente antioxidante que interviene en la formación de colágeno, una proteína necesaria para que la piel conserve su firmeza y elasticidad.

 

Zanahoria

Con la zanahoria encontramos una potente fuente de betacaroteno, es decir, un precursor de la vitamina A que contribuye a reducir las arrugas y la flacidez. Tiene propiedades fotoprotectoras, lo que conlleva que se recomiende antes de exponerse al sol para conseguir un bronceado algo más duradero y uniforme. 

 

Pepino

Junto con su piel, aporta poder hidratante, depurando y estimulando el proceso de limpieza.

 

Frutos rojos

Los frutos rojos contienen vitamina C y flavonoides, propiedades antioxidantes, que evitan la destrucción celular y el envejecimiento prematuro.

 

Aceite de oliva y verduras de hojas verdes

El aceite de oliva y las verduras de hojas verdes, por ejemplo las espinacas, son alimentos con un alto contenido en vitamina E, que protege a las células frente al estrés oxidativo.

 

Frutos secos

También ricos en vitamina E y reducen la oxidación celular. Las nueces, por ejemplo, son ricas en cobre, que actúa como antiinflamatorio.

 

Carnes y huevos

Fuente principal de proteínas, frenando la pérdida del tono muscular y el descolgamiento de la piel. También son ricos en Vitamina B6 y selenio, lo que prolonga el envejecimiento de la piel de forma prematura y previene la aparición de manchas o la falta de elasticidad.

 

Además de los beneficios que te pueden aportar incorporar estos alimentos a tu rutina para cuidar tu piel. Desde Salud&You Beauty,  te recomendamos incorporar a tu día a día la práctica de deporte, evitar el alcohol y dormir mínimo 8 horas al día. Síguenos en nuestro Instagram

Chatea con nosotras
Por favor, acepta nuestra de Política de privacidad antes de iniciar una conversación