La exfoliación es un tratamiento ideal para limpiar la piel eliminando las células muertas y regenerando el tejido. Pero después de someterse a esta sesión, es imprescindible hidratar la piel para conseguir resultados más notables y duraderos. Pero, ¿sabes cómo aplicar tu crema hidratante después de una exfoliación?

Para conseguir una piel luminosa y suave es básico llevar a cabo un cuidado de la piel que incluya un método para deshacernos de las células muertas. La exfoliación es un tratamiento eficiente que ayuda a regenerar el tejido de nuestra piel. 

Cuando nos sometemos a una sesión de exfoliación, nuestro cutis se libra de impurezas acabando con las células muertas y oxigenando la piel después de la sesión. Tras regenerar el tejido cutáneo nuestra piel se verá más suave, limpia y tonificada.

Pero ¿cómo se consigue mantener la piel sana y limpia después de la sesión? 

Es imprescindible hidratar muy bien nuestra piel. Y para ello, es importante elegir una crema hidratante adecuada. Es recomendable utilizar cosméticos que incluyan ingredientes como el ácido hialurónico, la vitamina E y la vitamina C.

En el momento de utilizar la crema hidratante hay que tener en cuenta la cantidad de producto que nos llevaremos al rostro. Evita desperdiciar producto. 

¿Cómo aplicar tu crema hidratante después de una exfoliación?

El truco está en utilizar una cantidad similar a la de un guisante. Extiéndela bien por el rostro y para que los efectos de la crema hidratante sean más eficaces, aplícala con un pequeño masaje facial realizando movimientos circulares alrededor del rostro desde dentro hacia fuera. Además, si presionas suavemente dando toquecitos ayudarás a activar la circulación sanguínea.

Para mantener la piel limpia, deberás complementar la crema hidratante con un buen limpiador facial al inicio de tu rutina de cuidado para eliminar los restos de suciedad y maquillaje.

Además, no olvides beber mínimo un litro y medio de agua al día para contribuir a la elasticidad de la piel y por supuesto, una alimentación saludable que ayude a tu piel a mantenerse sana.

Por último, utiliza un protector facial de al menos 30 SPF después de tu sesión ya que la piel se encuentra más sensible y es necesario evitar en mayor medida la exposición directa a los rayos de sol.

¡Y ya está! Con estos pequeños tips conseguirás una piel limpia y nutrida con los beneficios que aporta la exfoliación y la hidratación posterior. 

Si estás interesada o necesitas más información acerca de las sesiones exfoliantes puedes preguntarnos y te asesoraremos sobre nuestros tratamientos. Además, desde Salud&You Beauty te invitamos a realizarte un diagnóstico gratuito de la piel.

¡Síguenos en redes sociales para no perderte nuestros consejos beauty!

Chatea con nosotras
Por favor, acepta nuestra de Política de privacidad antes de iniciar una conversación