Con el verano, tendemos a cambiar nuestra rutina en general, y en particular los hábitos alimenticios. Se tiende a los excesos y a desequilibrios, incumplimos horarios y nos pasamos en caprichos. ¿Cuántos helados llevas ya? No te preocupes, hoy te contamos los trucos para comer sano también en verano.

En Salud&you Beauty, apostamos por una buena alimentación todo el año, pero especialmente nos gusta apostar por consumir productos de temporada. Porque las frutas y las verduras veraniegas son las mejores, y nos ayudarán a comer sano también en verano. Ricas en agua, fibra, antioxidantes (claves para la época del año en la que nos encontramos) y no es casualidad.

 

Rutinas saludables

Lo primero que hay que tener en cuenta es no perder la base saludable de las rutinas alimentarias. Nuestro cuerpo, y también nuestra mente viven mejor con rutinas. Y no solo hablamos de alimentación sino también de sueño.

  • Dormir entre 7 y 8 horas
  • Mantener la hora de acostarse y de levantarse 
  • Mantener los horarios de las comidas
  • Hacer deporte
  • Caminar
  • Reducir el exceso de pantalla

 

La dieta mediterránea, aún mejor en verano

Ya sabemos algunas rutinas que debemos mantener  para comer sano también en verano. Pero sigue siendo importante la pregunta que más nos repetimos ¿qué debemos comer?

Sin duda, debemos tomar de referencia la dieta mediterránea. Los motivos:

  • Menor mortalidad por cualquier causa.
  • Disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer.

 

¿Por qué es tan interesante dicha dieta Mediterránea? Existen evidencias tanto epidemiológicas como metabólicas que ponen estos hábitos alimentarios en el punto de mira de epidemiólogos, nutricionistas y médicos de diversas especialidades de todo el mundo. 

 

Y … ¿en qué consiste la dieta Mediterránea? 

No existe un consenso en cuanto a su definición, pero podemos hacer un resumen de las características más importantes que forman parte de ella:

1) Alto consumo de verduras, frutas, legumbres, frutos secos y cereales integrales

2) Ingesta de aceite de oliva tanto para cocinar como para aliñar los alimentos

3) Consumo preferente de pescado y carne blanca sobre carne roja y procesados cárnicos

4) Alto consumo de ajo, cebolla y especias

5) Baja ingesta de grasas saturadas, grasas trans y azúcares

6) Baja ingesta de productos lácteos (principalmente en forma de queso y yogurt)

7) Bajo consumo de cremas, mantequilla y margarina

8) El agua como la bebida de excelencia

9) Comer en familia y con productos locales y de temporada. 

 

Tips para cuidarte este verano

  • Cuidar la hidratación: hay que aumentar la ingesta de agua y de frutas y hortalizas que podemos tomar en forma de sopas frías y smoothies. 
  • Evitar las bebidas calóricas, ricas en azúcar o con alcohol. Como consejo te indicamos un perfecto “refresco” para nuestras salidas con amigos: agua con gas con un poco de limón exprimido y en rodajas.
  • Limitar la cantidad de alimentos a ingerir. El metabolismo basal puede estar disminuido, por lo tanto no se debe comer hasta la saciedad. Es interesante quedarse con una sensación de calma, pero no lleno o excesivamente saciados. Como tip te aconsejamos que comas un 20% menos de lo que comerías habitualmente.
  • Realizar cenas ligeras, principalmente a base de verduras cocinadas. No es necesario hacer recetas complejas que requieran mucho tiempo. Una alimentación a base de ensaladas, carnes y pescado a la plancha, sopas frías, smoothies y algunos guisos sencillos, son suficientes para comer sano
  • Realizar una actividad física divertida. Si todavía no te has animado a apuntarte a ese deporte que estabas deseando, es el momento. Clases de pádel, de spinning, hiits dirigidas… Si no, en youtube encontrarás todo tipo de actividades. Haz algo que te guste para que así no te dé pereza realizar, al menos, una hora o 45 minutos de actividad física diaria
Chatea con nosotras
Por favor, acepta nuestra de Política de privacidad antes de iniciar una conversación